Con Hilo de Luna, by Leticia Gómez

Portes gratuitos a partir de 70€ (sólo península)

Rocío García MoralesPedagoga y maestra de educación infantil
colaboradoras

Vivimos en un mundo acelerado e imponemos a nuestros niños la cultura de la velocidad e inmediatez. Es una pena que estemos tan obsesionados con que los niños aprendan a leer y escribir cuanto antes, parece lo más importante pero,  desgraciadamente estamos muy equivocados.  No pocas veces escuchamos a papás  y mamás decir,  “mi hijo de tres años ya cuenta hasta el 20”. Pero no nos damos cuenta que por nuestras prisas estamos perdiendo un tiempo precioso en el que nuestros niños deberían adquirir otros muchos aprendizajes como son un buen lenguaje, autonomía, autoestima, autoconcepto, razonamiento, destrezas manipulativas, creatividad…

Los niños tienen poco tiempo de ser curiosos y creativos. Acostumbrados a seguir las indicaciones de los maestros y, como en la mayoría de los colegios, a rellenar fichas que hacen de manera mecánica. Nos olvidamos, primero, que los niños para aprender deben estar motivados; y segundo que no aprenderán significativamente, ni desarrollarán las conexiones sinápticas necesarias, si no les planteamos retos y desafíos donde ellos vayan descubriendo por sí mismos. Dejemos a los niños manipular, pensar, equivocarse y autocorregirse, sin necesidad de ir explicándoles cada paso que deben seguir.

Por ello me parece fantástico que haya gente que se dedique a crear materiales que estimulen un aprendizaje por descubrimiento donde el niño sea el protagonista de su aprendizaje, con carácter lúdico y atrayente, ya que si no se produce o se trabaja desde la emoción del niño, no podrá darse ningún aprendizaje.

¡Apostemos por ello tanto familias como profesionales de la educación!